Home| Partido de La Costa, Pinamar, Cariló, Villa Gesell, Mar de las Pampas, Mar del Plata , Miramar y Necochea entre otros destinos.
Hotelería
Inmobiliarias
Particulares
San Clemente
Las Toninas
Costa Chica
Santa Teresita
Mar del Tuyú
Costa del Este
Aguas Verdes
Lucila del Mar
Costa Azul
San Bernardo
Mar de Ajó
Nueva Atlantis
Pinar del Sol
Costa Esmeralda
Pinamar
Cariló
Villa Gesell
Mar de las Pampas
Mar del Plata
Miramar
Necochea
Publicidad
Enlaces
Contactenos












































































































































































































































































































Naufragios en La Costa

NAUFRAGIOS EN COSTAS DEL CABO SAN ANTONIO (De Norte a Sur)

Uno de los más frecuentes cuestionamientos es porque tantos pecios en esta costa.
Muchos de los siniestros marítimos que nos ocuparán, acaecieron antes de ser librados al servicio de la navegación, los faros San Antonio (Punta Rasa) y Punta Médanos (a seis millas al norte de la punta homónima), inaugurados el lº de enero de l892 y el 9 de julio de l893 respectivamente.

Por otra parte, no olvidemos que ante la inexistencia del Canal de Panamá (hasta el mes de agosto de l9l4) el paso del océano Atlántico al Pacífico era exclusivamente vía Estrecho de Magallanes y eso condicionaba un intenso tránsito marítimo en estas costas.
Como corolario, no podemos dejar de mencionar la diferencia entre las reales condiciones de la costa y las declaradas en las cartas de navegación (como sucedió con el capitán Griffith George en l883 y con el Capitán Aljanati en l94l), y aún el desconocimiento, imprudencia ó impericia de algunos capitanes que se arriesgaron más de lo posible. Sin embargo, todas son conjeturas porque en cada caso particular, nadie excepto los tripulantes, saben porque se produjo el siniestro.
No sería ético aventurar argumentos ó conclusiones que pueden perjudicar a los protagonistas ó a sus descendientes, siendo que además no es relevante para la historia de cada embarcación.
Pienso que sólo en el caso que se pudiera tener la posibilidad de una entrevista, discutir las versiones que circulan y luego sí con el consentimiento de quien haya sido partícipe directo ó indirecto, se podrían incluir algunas consideraciones más, pero siempre con respeto y con la certeza que sólo los presentes al momento del siniestro pueden opinar con conocimiento real.
Lic. Adriana Pisani

HER ROYAL HIGHNESS
Nave de bandera inglesa que fue construida en Quebec (Canadá) en l865 por Baldwins para Charles Hill & Sons (Bristol), uno de los más afamados armadores de buques en esa época. En l866 y como un presagio de su final, al mando del capitán Charles Evans debió ingresar al puerto de Valparaíso con supuestas averías que hacían peligrar su navegación.
Los diarios de la época no realizaron un seguimiento de este hecho y no se volvió a mencionar esta nave hasta su encalladura definitiva.
El 14 de marzo de 1883, al mando del capitán Griffith George y en lastre, con destino Valparaíso, quedó varada aproximadamente a ocho kilómetros al sur del actual balneario San Clemente del Tuyú.
A causa de este accidente, la nave sufrió graves daños en casco y mesana que impidieron su reflotamiento, motivo por el cual se rescataron efectos de los tripulantes y documentos de la nave.
El desmantelamiento fue comprado por la familia Gibson - en ese momento propietarios de la Estancia Los Yngleses- y por esa razón, en la citada estancia se conserva el botiquín de la nave y supuestamente otros elementos en perfecto estado.
A los pocos días del siniestro, se celebró una corte naval en Buenos Aires que determinó la suspensión del capitán por negligencias en la navegación y el uso de cartas náuticas inadecuadas, por un período de tres meses.
De los dos mástiles que se percibían de la orilla (el mesana se había destruido al momento del siniestro), uno se derrumbó en la década del 40 por oxidación y fuerza de las olas y el otro en julio de l979, emergiendo en la actualidad sólo las cuadernas cuando la marea es baja y a una distancia de aproximadamente trescientos metros de la orilla.
En l987 un relevamiento de buceo, determinó que la nave yace paralela a la costa, con la proa hacia el norte.
El palo derrumbado -trinquete- se encuentra aferrado a la nave y apuntando hacia el mar.
La zona de camarotes está totalmente destruida y la bodega llena de arena, lo que hace que la nave no esté escorada.
El forro exterior de este buque, tenía un recubrimiento de hoja de aleación de cobre que tendía a evitar la acción de los organismos destructores de la madera.
Hoy los restos de las bandas de estribor y babor conservan algo de este forro, no la zona de popa donde el deterioro es total ni tampoco los tramos de cuaderna que surgen del oleaje.
Her Royal Highness tenía un registro de l244 toneladas (neto), l92 pies de eslora (63 metros aproximadamente), 37 pies de manga (l2 metros aproximadamente).

BRASUR
Pesquero marplatense, de los llamados costero lejano, que el 16 de mayo de 1995 encalló en costas del actual balneario Las Toninas hacia el norte, mientras pescaba en pareja, corvina pescadilla con el B/P Susana.
Aparentemente al momento de encallar embarcó agua, se inundó la sala de máquinas y se desfondó en su parte de popa.
La tripulación de ocho hombres, incluyendo al patrón Néstor Oriental, hizo abandono de la nave sin dificultades.
Casi un mes de trabajo por una empresa de Buenos Aires, determinó que el rescate es imposible por la magnitud de las averías y se abandonó la tarea.
La nave está escorada a babor emergiendo un 50% del casco y superestructura, sin constituir peligro para la navegación.
Brasur había sido construído por Astilleros Navaltec (Tigre) y fue el tercero de cinco cascos similares cuya construcción terminó en 1989. Lamentablemente mucha gente demostró una voracidad mayor que el mar y concretaron un desguace vertiginoso.

MAR DEL SUR
Vapor argentino que encalló en playas de lo que es hoy La Lucila del Mar (Balneario Costa Azul) a mediados del mes de noviembre de l924 al mando del capitán Gaspar Zaputovich que en ese momento tenía 69 años de edad.
Esta nave anteriormente tuvo bandera brasileña y se llamó Imperator, tenía 49,50 metros de eslora, 11 metros de manga aproximadamente y 282 toneladas de registro neto.
La embarcación que cubría usualmente el servicio Buenos Aires-Puertos del sur, se dirigía en esa ocasión hacia Mar del Plata, transportando mercadería general.
Según se comenta, se contrató mucha gente de la zona para la tarea de rescatar la mercadería que transportaba, hecho que se cumplió a medias, ya que a los pocos días, la nave sufrió un incendio, agravado por los tanques de combustible que transportaba en sus bodegas.
Aún así, se pudieron salvar artículos de ferretería, de bazar, productos alimenticios y uno de los dos autos marca Ford que traía.
El armador, Pablo Arena, visitó el lugar del siniestro y regresó a la capital cuando se determinó la imposibilidad del reflotamiento, sea por la escasa profundidad del paraje donde estaba encallado el buque (con marea alta tenía 7 pies a popa y 4 pies a proa) como por las averías sufridas a causa del siniestro - rotura de hélice, pérdida de ancla y otro daños).
En la actualidad, a escasos metros de la orilla y constituyendo un grave peligro para los bañistas, emergen alrededor de la caldera, restos de hierro irreconocibles, muy cortantes, que son quizás vestigios del casco y de distintas partes de la nave.

MARGARETHA
Nave de bandera alemana construída en Elsfleth (Alemania) en l872 por Jürgens para Heinrich Ramien, que encalló en costas del actual balneario de Mar de Ajó el 29 de setiembre de l880. Esta es quizás una de las embarcaciones más misteriosas con historias y leyendas ligadas a la génesis de este lugar.
Uno de los tantos relatos que tiene en su haber, da cuenta que al momento de la encalladura, los gauchos del lugar acudieron presurosos a ofrecer gentilmente su ayuda a los náufragos, sin embargo, éstos se negaban a ser auxiliados al grito de "Los salvajes...los indios", sobre todo las damas que eran las más exaltadas.
Finalmente la aparición de Don Bernardo Minjolou hablandoles en francés cambió el miedo por tranquilidad y esa noche se festejó representando la obra con la cual esta compañía de teatro estaba en gira por Sudamérica.
Esta sería una pintoresca y romántica narración,pero forma parte de la leyenda, ya que Margaretha apareció solo en la playa,sin rastros de tripulación, lo que hizo que las autoridades argentinas supusieran que se había cometido un crimen a bordo y que el siniestro había sido causado por los tripulantes.
Otra de las historias que ha contaminado su realidad, da cuenta que para la tarea de rescatar la mercadería que transportaba la embarcación, colaboró mucha gente del lugar, que aprovechando la confusión habrían escondido entre los médanos, algunos toneles de vino francés.
Con el tiempo, los vientos modificaron las dunas y se perdió la pista, hasta que uno de los primeros acampantes llegados a la costa, pretendiendo instalar una bomba, hizo una perforación que dio justo en uno de estos toneles y en lugar de agua, salió vino...pero la realidad fue menos risueña, ya que Margaretha en sus bodegas transportaba más de mil toneles de pólvora para Chile que en ese momento estaba en guerra con Perú y Bolivia.
Además entre la gran cantidad de mercadería que llevaba, según los registros Nave de bandera alemana construída en Elsfleth (Alemania) en l872 por Jürgens para Heinrich Ramien, que encalló en costas del actual balneario de Mar de Ajó el 29 de setiembre de l880.
Esta es quizás una de las embarcaciones más misteriosas con historias y leyendas ligadas a la génesis de este lugar.
Había ciento sesenta cajones con muebles, aceite de linaza, kerosene, té, azúcar, "agua florida", sillas, maderas, dos pianos, motones, tarros de pintura, hilo, aceite de bacalao, cuarenta cuñetes de fierro con pólvora atados de cuero, palas, sesenta y cinco cajones -no especifica contenido- y planchas de bronce.
Margaretha dio el nombre a uno de los primeros hoteles de la zona construído a mediados de la década del 30, a la playa más conocida del lugar y a la patrona de la iglesia de Mar de Ajó, Santa Margarita María de Alacoque, cuya imagen no venía en la nave como reza la tradición popular, sino que fue traída al país desde Francia por la familia Cobo. Los restos de Margaretha hoy emergen de la arena, con el incompleto contorno de sus cuadernas, en la intersección de la Avda. Libertador Gral. San Martín y el mar.
Lamentablemente hay una leyenda inventada por una persona de Mar de Ajó que identifica a Margaretha con una nave que nunca existió más que en su imaginación, bautizada Roseswells y el mural que hay en el Complejo Las Margaritas, en la citada ciudad contribuye a la confusión con un texto que describe la leyenda como si hubiese sucedido en Margaretha.

VENCEDOR
Este barco a motor, de bandera argentina que hacía el servicio Buenos Aires -Puertos del sur, encalló a nueve kilómetros al sur del actual Mar de Ajó, un viernes 24 de abril de l936.
En ese momento se dirigía hacia Mar del Plata, al mando del capitán Lorenzo Federico Nielsen y trece tripulantes, transportando gran cantidad de mercadería general.
En forma inmediata, se dispuso la descarga de dicha mercadería, hecho que cumplió personal de la tripulación y algunos vecinos del lugar. Vencedor llevaba en sus bodegas latas para envasar sardinas, cajones de cerveza, cueros, maderas, chapas de zinc, latas de yerba "Manola", bolsas de azúcar y dos camiones Ford, entre otras cosas.
El miércoles 3 de junio el barco fue rematado por la firma Ungaro y Barbará (Florida 944-Capital-) y salió a la venta con una base de $ 5.000 al contado.
Vencedor estaba asegurado y pertenecía a la firma Lafforgue y Compañía.
En esta encalladura no hubo que lamentar pérdida de vidas ó de carga, pero a los tres meses del hecho murieron dos hijos de la familia Vaquero (que habitaban en cercanías del lugar).
En la mañana del 28 de julio de l936 y accediendo a la nave por la escalerilla que habían dejado quienes rescataron la mercadería, subieron a la cubierta los hermanos Héctor Manuel de 9 años, Alfredo Orlando de l2 años y Gilberto Vaquero de l6 años. Concentrados en sus juegos, no advirtieron que el mar había comenzado a crecer y por ello, el mayor intentó descender y alcanzar la costa, lo que finalmente logró con extrema dificultad por la fuerza de las aguas.
En forma urgente fue a buscar ayuda a su casa, sumándose además los vecinos, pero todo era en vano...en el faro de Punta Médanos no había elementos de salvataje y debieron pasar la noche en la playa, en un campamento, comunicandose mediante gritos con los dos pequeños que habían quedado en la nave.
El temporal no tenía piedad y además una persistente llovizna y frío agravaba la situación.
Finalmente, al amanecer comprobaron que el mar cubría al Vencedor cuando pudieron subir hallaron el cuerpo de uno de los niños tendido en la cubierta y el otro apareció quince días después en el actual balneario de Santa Teresita.
Hoy los restos del Vencedor no hacen imaginar esa nave de 35 metros de eslora y 8 metros de manga, que había sido construído en l900, sólo evocan un triste recuerdo de muerte.

ANNA
Nave de bandera alemana que fue construída en Germania Werft (Kiel) en l885 y según algunas versiones también en un astillero de Liverpool (Inglaterra).
Su propietario era el capitán Christian Michael Matzen y el capitán al momento del siniestro era P. Pieper, quien a los pocos días de encallada la nave, efectuando un reconocimiento del lugar, muere ahogado al darsele vuelta su bote.
Anna encalló a l4 kilómetros al sur del actual Mar de Ajó, el 1º de Julio de l89l en medio de un violento temporal que azotó la costa y que hizo perder la vida a un marinero, natural de Amsterdam.
Aparentemente la nave iba en lastre de Río de Janeiro al Puerto de Valparaíso, sin embargo, conocida la noticia de la varadura, los Sres.Herbot y Van ó Herbari (según distintos diarios) se presentaron como representantes de una compañía de seguros de Europa, a reclamar la carga que, de acuerdo a una publicación alemana, estaba valuada en 220.000 marcos.
Anna había partido de Antwerp (Bélgica) en febrero de l890 y pasó por Liverpool, Batavia (actual Yacarta), Sourabaya, Java, Río de Janeiro y Montevideo, antes de su encalladura en costas del Tuyú.
En la década del 40 sufre un primer desguace por una compañía alemana que esgrimía una autorización del Ministerio de Marina que les permitía desguazar los barcos que entorpecieran el tránsito marítimo ó las costas.
En ese momento intervino el Ing. Enrique Cibils Avellaneda argumentando que la nave estaba en terreno particular y se suspende el desguace, aunque ya le habían quitado sus mástiles y bauprés. Lamentablemente entre los años l964/l965 la familia Rosas Cobo, titulares por herencia de la fracción de campo donde estaba Anna proceden a su desguace definitivo, aunque no total, ya que debido a la profundidad en que estaba enterrado el casco, la tarea no puede completarse.
Este atentado al patrimonio histórico, desvaneció un deseo de Don Rafael Cobo, que al morir dejó una carta por la cual pidió que el barco, ubicado en el lote de una de sus herederas, Delia Cobo de Rosas, debía quedar en condominio entre los herederos como una reliquia que hacía a la tradición del campo El Centinela y debería ser conservado para las generaciones venideras. En la actualidad, Anna no hace honor a su imponente imagen de 67 metros de eslora ...porque sus restos fueron repartidos entre fundiciones de Buenos Aires, Rosario y Mar del Plata.

TRIUNFO
Esta nave argentina que hacía la carrera Buenos Aires-Puertos del sur, encalló a 2.800 metros al norte del Faro Punta Médanos en noviembre de l94l, al mando del capitán Jack Aljanati.
No hay resto visible y de acuerdo al Derrotero Parte II constituye obstáculo para la navegación.
Esta embarcación de casco de acero, de l26,65 toneladas de registro neto, 37,35 metros de eslora, 6,80 metros de manga y un calado de 10 pies, había sido construída en l887 y según cuenta una versión, con el nombre El Diario integraba una flotilla con otros dos llamados La Prensa y La Nación.
Con esa denominación, en l928 habría encallado temporariamente en cercanías de Necochea.
Al momento de la varadura definitiva, se dirigía hacia los puertos del sur transportando gran cantidad de mercadería general y fue sorprendido en su navegación por un violento temporal que hizo que otro barco de la misma compañía (Mihanovich) buscara refugio en la Bahía de Samborombón.
Triunfo quedó expuesto al embate de las olas desde el momento en que varó y eso fue destrozándolo al tiempo que dejó a los tripulantes toda la noche en situación de riesgo.
Por efecto de la corriente del sur y por la bodega destruída todo el laterío "navegó" hacia el norte y risueñamente fue frecuente escuchar muchos viejos habitantes de la zona recordar los hallazgos de cajas con bombones, turrores ó galletitas a lo largo de las playas de Mar de Ajó.
Afortunadamente no hubo que lamentar pérdidas humanas ya que los tripulantes fueron rescatados con ayuda del torrero de Punta Médanos, Sr. Noya, aunque habían improvisado una balsa y se habían arrojado al mar para alcanzar la costa.
El capitán Aljanati se quedó un mes aproximadamente en la zona hasta completar las formalidades y realizar el rescate total de efectos, documentos y demás elementos de la nave.

KARNAK

Este vapor alemán perteneciente a la compañía Kosmos de Hamburgo, fue construído en l872 en Hartlepool (Inglaterra) por Withy Alexander & Co.
En octubre de ese mismo año se esperaba su arribo al puerto de Buenos Aires, siendo el primer vapor de esa compañía que iniciaría el servicio Hamburgo-Puertos del Pacífico, pero el destino del Karnak sería trágico a lo largo de su navegación.
En l873 el vapor Cuzco, arribó a Valparaíso con la noticia que el Karnak estaba encallado en cercanías de Punta Arenas.
No hay en los diarios de la época un seguimiento de este suceso, pero a los pocos días, volvió a aparecer en el registro portuario efectuando sus viajes de rutina y a los cinco meses, en junio, se esperaba su arribo a Montevideo para partir hacia El Havre y Hamburgo.
En diciembre de l875, en viaje de Callao a Montevideo (donde debía cargar cuatrocientos fardos de lana) y Hamburgo, varó en el Canal Smith del Estrecho de Magallanes, produciendo una pérdida de quince millones de pesos, moneda fuerte.
En su auxilio llegó la fragata de guerra francesa Cher y la corbeta de guerra chilena O'Higgins. La primera luego de ayudar al Karnak y dirigiendose a Punta Arenas, sufrió averías y salió esta última en protección de los náufragos, que llegaron a Montevideo para ser transbordados al vapor aleman Vandalia que los conduciría a Europa.
El 28 de abril de l876 el Karnak volvió a ser noticia imprevistamente, ya que al llegar al lugar del siniestro el vapor Cargador, que tenía como misión poner a flote al Karnak éste estaba en viaje para Montevideo y sólo halló algunos bultos de mercadería que recogió de la costa.
Karnak fue llevado al Dique Mauá para reparar sus averías, pero a los pocos meses, el 22 de noviembre de l876, y ya reiniciada su navegación, estando anclado en Montevideo (procedente de Hamburgo) y debiendo proseguir su viaje al Callao, por un intenso viento, una nave de bandera inglesa que estaba fondeada a su costado, Lady Vere de Vere, garreó y fue a chocar con él, produciéndose ambos averías de importancia.
De este hecho no hay un seguimiento en la documentación de hemeroteca hasta la medianoche del 23 al 24 de enero de l878 en que se produce la encalladura final de este vapor aproximadamente a 3 kms. al sur de Punta Médanos.
Lo increíble es que de acuerdo a la crónica de la época, los tripulantes se dirigieron a Montevideo en busca de auxilio y sin salvavidas "para no privar a los pasajeros de algo tan importante".
Toda la ayuda que recibió el Karnak fue de Montevideo, desde donde arribaron al lugar los vapores Artigas, 15 de enero y Uruguay, además del servicio de lanchas del Sr. Martín Pascual que vino con su yerno, Pedro González, de l9 años, que fue la única víctima que se cobró Karnak en circunstancias no informadas.
Sólo registra la crónica que fue enterrado en "la playa de los médanos", pese a que días después se informó que el vapor Toro transportaba un ataúd para el infortunado joven.
Los pasajeros fueron rescatados y merced a las atenciones del Sr. Juan Cobo, hacendado de la zona, llevados en carretas al puerto del Tuyú desde donde embarcaron hacia el puerto de Buenos Aires.
El l3 de abril, los tripulantes del vapor siniestrado arribaron a Montevideo en el vapor Toro que además condujo piezas de maquinas y efectos del Karnak que ya tenía cerca de ocho pies de agua en su bodega. Ya a los cinco meses, el vapor se hallaba totalmente en seco, con la popa hundida siete pies en la arena.
Cuando no existía el camino a Pinamar y la playa era la única vía de acceso, este vapor impedía el paso por hallarse atravesado en la extensión de playa, por eso un estanciero de la zona, Don Hialmar Aberg Cobo, alrededor del año l930, abrió su casco para posibilitar el paso de carruajes.
La Compañía Kosmos hizo construír un vapor de idénticas dimensiones que el Ramsés para suplir la pérdida del Karnak que al poco tiempo tuvo su sucesora homónima navegando por la misma costa como rememorando sus travesías.
Los restos irreconocibles de Karnak yacen aproximadamente a tres kilómetros de Punta Médanos, con un final irreversible de destrucción.

YATES RECLUTA
En febrero de l942, en ocasión de disputarse la Regata Crucero a Mar del Plata, que por la Copa Atlántico había organizado el Yatch Club Argentino, encalló en proximidades del actual balneario San Clemente del Tuyú (hacia el sur), el yate Recluta perteneciente al Sr. Carlos Badaracco.
La embarcación, de casi l9 metros de eslora, 4 metros de manga y 2,14 metros de calado, había sido construída en los astilleros Camper y Nicholson (Gosport-Inglaterra).
Aparentemente mientras bordejeaban, a la madrugada, y con condiciones meteorológicas desfavorables, encalló en un banco de arena. Según el testimonio del Sr. Enrique Stegmann, protagonista del hecho, llevaban hasta el momento un cómodo primer puesto y además no pensaron en pedir auxilio a los otros competidores, para no ponerlos en la misma situación.
Los Sres. Stegmann y Fernandez Górgoras, buenos nadadores intentaron ganar la orilla y lo lograron con mucha dificultad En forma inmediata acudieron a pedir ayuda y en esas circunstancias debieron padecer una serie de situaciones risueñas, como que los detuvieran toda la noche por haber llegado a la playa casi desnudos (se habían aligerado de ropas para nadar mejor) y que no pudieran probar que la nave estaba varada, porque entre la confusión de llegar nadando de noche y con mal tiempo a la playa, señalaban en dirección incorrecta. A la mañana siguiente, ya se conocía la noticia de la encalladura y a la luz del día se percibía la silueta del yate derrotado por el mar.
Las posibilidades de rescate fueron en vano y como el valor de los metales era alto y el Recluta tenía gran tonelaje de plomo en su quilla, fue dinamitado.
El ganador de la regata fue Claudio Bincaz, con el Delphin y según su relato en los diarios de la época, le habría llamado la atención al pasar por esa costa, gran cantidad de automóviles iluminando la playa con sus focos, enterandose al llegar a Mar del Plata de la suerte del Recluta.

FORTUNA Este yate perteneciente a la Escuela Naval Militar, tuvo una encalladura temporaria (de cuatro días aproximadamente) a 4 kilómetros al norte del Faro Punta Médanos, en circunstancias de participar en la Regata Buenos Aires-Mar del Plata-Montevideo, organizada por el Yatch Club Argentino, que se inició el 1º de marzo de l957. El yate tenía l9,30 metros de eslora; 4,30 metros de manga y 2,36 metros de calado.
De acuerdo al testimonio que recibí en su momento, de los Sres. Pedro Sisti y Máximo Rivero Kelly,la nave encalló en uno de los bancos de arena que hay cercanos a la zona de Punta Médanos el día 3 de marzo. El yate Juana también de la Escuela Naval Militar, contestó el llamado de auxilio y la tripulación decidió quedarse junto a sus camaradas.
Para el rescate acudieron la lancha pesquera Eusonia y las Unidades de la Flota de Mar Yamaná_y Diaguita. El Fortuna_fue trasladado a Mar del Plata donde se comprobó que no tenía averías y a los pocos días se largó la regata desde ese punto hasta Puerto Buceo (Uruguay) llegando en séptimo puesto y resultando vencedor el Rocket.

OTROS HUNDIMIENTOS EN CABO SAN ANTONIO, SIN RESTO VISIBLE (Ver Observaciones)
Lamentablemente las noticias de estos naufragios, sólo aparecieron en los diarios de la época, sin poder confirmar hasta el momento su veracidad con documentación real, de todos modos, los errores si los hubiera, no pueden ser tan excesivos.
Durante la guerra con el imperio del Brasil (l825/l828) se habrían producido más de veinte hundimientos entre costas de Bahía de Samborombón y cercanías del actual San Clemente del Tuyú.
Este relevamiento fue realizado por el Contralmirante Sr.Pablo Arguindeguy y entre las naves siniestradas, podemos citar: las sumacas brasileñas San Manuel Viajante, Novo Navegante, Vencedora, Herculana , el bergantín goleta corsario argentino Lavalleja y la goleta brasileña Triunfante.
En documentos del Juzgado de Paz de Ajó (años l839/52), se registra la pérdida en Cabo San Antonio de dos naves.
El 11 de junio de l850 el bergantín austríaco Antonio_Alessandra, con cargamento de carbón de piedra para Montevideo, consignado a la casa Zumarán. La tripulación de este buque, se alojó en la Estancia Los Yngleses, en ese momento de la familia Gibson, donde llegaron luego de varios días de marcha.
El 10 de octubre de ese año naufragó en esa misma costa, la fragata norteamericana Butter, que procedente de Nueva York se dirigía a California.No hubo pérdidas humanas ni de cargamento.
El 19 de junio de l86l se produce el siniestro de la barca inglesa Hyne al mando del capitán J.J. Robenson, debido a un temporal. La nave se dirigía de Río Negro a Buenos Aires y los náufragos luego de navegar algunos días a la deriva, fueron recogidos en la barca española Destino. El 6 de setiembre de l862 se perdió la barca nacional Armonía, que hacía el servicio Buenos Aires-Laguna de los Padres. No se pudo rescatar el cargamento valuado en $ 700.000, pero los tripulantes y pasajeros se embarcaron en un lanchón donde pasaron la noche a tres leguas de la costa y pudieron arribar al día siguiente al puerto de Ajó. El 21 de agosto de l866, la fragata La Gran Monarch encalló temporariamente en costas del Cabo San Antonio en circunstancias de dirigirse al Callao. Para ponerse a flote, hechó lastre y sin averías navegó al puerto de origen (Buenos Aires).
El 11 de julio de l868 la barca nacional Paraná a causa de un temporal varó en esta costa dirigiendose de Buenos Aires a Valparaíso. Este siniestro tuvo un matiz de misterio ya que el capitán que estaba acompañado por su esposa y cuatro hijos menores, tenía un sugestivo interés en el buque y su carga y además, los tripulantes se habían sublevado por negarse a los trabajos a que los obligaban.
En enero de l869, se pierde en esta costa, la nave inglesa Terpsichore propiedad del Sr. Gregorio Soler. El Juez de Paz del Partido de Monsalvo, el Sr. J.M.A.Peña, el l7 de enero de ese año labró un acta tomando conocimiento del hecho y pidiendo un informe del mismo.
El 26 de junio de l877, a la altura de Punta Rasa, naufragó la goleta Americana, procedente de Patagones con destino a Buenos Aires. El cargamento que era de poco valor no se pudo rescatar y la única víctima fue una pasajera ignorándose en qué circunstancias.
En junio de l878, a pocos meses del sinientro del Karnak se perdió en estas mismas costas, el bergantín goleta nacional Pepita. No hubo mayores detalles del hecho y tampoco un seguimiento en los diarios de la época.
El 15 de noviembre de l882, la nave italiana Marianna_Carlotta, al mando del capitán Siro Massone (ó Massoni) mientras de dirigía al puerto de Ajó cargada de sal procedente de Cádiz para los Sres.Pedro Luro e hijos, naufragó con tanta rapidez, que los tripulantes "no tuvieron tiempo de salvar sus ropas, habiendo llegado al puerto de Ajó...sin más que sus personas..." A los cuatro meses fueron rescatados en la playa algunos elementos de esta nave (cabos, velas, una brújula, un anclote).
El 26 de febrero de l890, la goleta argentina Borlasca en viaje de Patagones a Buenos Aires con una carga de cueros, lana y sal, quedó varada en Cabo San Antonio y cuando los vapores España y Uruguay acudieron a prestar auxilio, sólo se rescató la carga, ya que la nave tenía apenas un pie y medio de agua.

LANCHAS PESQUERAS
El 29 de agosto de l946 un grupo de lanchas pesqueras salieron del Puerto de Mar del Plata, había habido hasta ese día una huelga de meses y la posibilidad de mal tiempo no los intimidó. El saldo de este furioso temporal fue un total de 33 pescadores fallecidos (Sólo aparecieron los cuerpos de 12 de ellos).
Las lanchas siniestradas fueron Happy Days, Palma Madre, El Halcón y Pumará de Mar del Plata y El Quo Vadis con tripulación de Mar del Plata y Necochea, siniestrada muy cerca de la escollera de Quequén.
De las lanchas Pumará y El Halcón aparecieron sus restos y cuerpos de sus tripulantes, en cercanías de Punta Médanos.
Afortunadamente regresaron con su tripulación completa la Luisa Silveyra, Buenaventura, Buzo Digver, Fortunastella, San Pedro, Santa Mónica, Nueva Margarita, Tranquilo. Restos de lanchas y cadáveres aparecían entre las playas de Mar de Ajó y Villa Gesell y un avión que había partido del Aeródromo de Mar del Plata, al mando del piloto Sr. Hugo Garra, divisó en cercanías de General Lavalle, aproximadamente a veinte millas de la costa, cajones de pescado, restos de naves y un cadáver presumiblemente del patrón de la María Dolores que había sido arrancado de cubierta por una ola.
En febrero de 1969 desapareció el B/P Pampero en cercanías de San Clemente del Tuyú, sin dejar rastros y en julio de ese mismo año, el B/P Pionero naufragó vertiginosamente en las proximidades de Punta Médanos. Ambos siniestros dejaron un trágico saldo de diecisiete pescadores desaparecidos.
Entre otros hundimientos de pesqueros en la zona, podemos citar el María Delia naufragado el 26 de mayo de l976 de Punta Médanos al sur (la posición dada por los medios y la registrada en la documentación es ambigua).
El 3 de junio de l989 a noventa y cinco millas de la costa, a la altura de Mar del Tuyú, se hundió el pesquero uruguayo Reynamar cuya tripulación fue rescatada ilesa por el pesquero de la misma bandera Mandrake.
A los pocos meses, el 20 de setiembre, encalló para luego hundirse, el pesquero Esquina frente al balneario Stella Maris de Mar del Tuyú. Sus restos hoy, muy cercanos a la orilla, constituyen un gravísimo peligro para los bañistas y se había pedido reiteradamente a las autoridades su desguace ó al menos una notable señalización.

OBSERVACIONES:
De muchos de estos naufragios que no tienen resto visible y apareció la noticia en los diarios en la época, hoy no podemos precisar posición. De modo que quien podría saber hoy si sus restos están o no en aguas de Santa Teresita o entrerrados en sus playas excepto aquellos que se mencionan con alguna identificación del lugar como el Pepita, Marianna Carlotta, Antonio Alessandra y algunos más, en algunos casos los diarios decían "se hundió a media cuadra del Tuyú" o "a dos millas de la estancia de Luro" e incluso a nuestro Anna (de Hamburgo) que está al sur de Mar de Ajó, los informes del Lloyd´s lo dan hundido en el Río de la Plata.
Hay un naufragio que el diario dice "cerca de cabo Corrientes, en la desembocadura del Rio de la Plata", de manera que como verás definirlo hoy es bastante imposible. Lo mismo respecto al tema de las lanchas pesqueras, las de la tragedia de 1946, casi todas las desaparecidas fue en Partido de la Costa, y excepto la Luisa Sylveira y María Dolores que sufrieron averías en cercanías de San Clemente y El Halcón que sus restos se descubrieron en Punta Médanos, las demás: Happy Days, Pumará y Palma Madre desaparecieron a lo largo de estas playas y hoy es imposible saber dónde.
Los restos de lanchas y doce cadáveres de los 33 desaparecidos, se encontraron a lo largo de las playas desde San Clemente hasta Villa Gesell. Por eso yo nunca digo "En este lugar no hay barcos hundidos" porque no podemos saberlo.

PARA AGREGAR:
En la tradición oral circula la versión que muy cerca de Santa Teresita, hay dos cascos de madera de 50 a 60 toneladas de registro, que son percibidos con bajantes muy extraordinarias.
Particularmente escuché la versión, figuran en un informe de la Prefectura Naval, pero nunca los ví y no tengo documentación que los identifique en nombre y fechas, pero es como dije antes de los naufragios que no hay datos.
Es lo mismo que el famoso "Barco de la galleta" en Costa del Este que no se le conoce más que esa denominación y tampoco porque se le puso. De fecha, historia y nombre, nada!
Por último del libro de Velázquez "Ensayo de historia y folklore bonaerense" (editado en 1939) dice textualmente: " En las playas de Ajó cerca del cabo San Antonio, muy próximo a la costa, se ven los restos de un barco de hierro, sus dos mástiles y cuadernas, en bastante buen estado de conservación. "La leyenda del tesoro": Según la leyenda, esos restos pertenecen a un velero inglés que naufragó hace alrededor de 85 a 90 años (supuestamente 1849 si atendemos a la fecha de publicación del libro). Cuentan que un fraile se hizo cargo de un tesoro que conducía el barco que desembarcó y lo enterró en los médanos próximos.
Después este fraile se dirigió a Ajó ignorándose si volvió a desenterrar el tesoro o lo abandonó allí" Por la descripción podríamos suponer que es el barco Her Royal highness que está al sur de San Clemente, pero no fue en 1849 sino 1883 y no era de hierro sino de construcción mixta (casco de madera) Por otra parte si bien dicen las crónicas que era un palacio flotante, no traía oro sino iba a Valparaíso vacío, con lastre de arena que según el diario "fue a dejar donde tanto abunda".
Aparte tengo toda la documentación sobre él y puedo descartar que se trate del mencionado por Velázquez. No olvidemos que muchos restos van desapareciendo con los años, hasta el mismo Dardo Eliçabe me habló de unos restos llegando a Mar del Tuyú que alrededor de la década del ¨70 y luego de un fuerte temporal no se vieron más.

"LA FANTASIA DEL NAUFRAGIO" (4ta. edición 1997)
"VUELVEN LOS PESCADORES" (1ra. edición 1996)
"NOS HUNDIMOS!!" ( 1ra. edición 2000)
"HISTORIAS DEL SALADO Y LA BAHIA" (1ra. edición 2000).


Informe - Lic. Adriana Pisani
adriana_pisani@hotmail.com



Foto archivo LaCostaAlquileres.com.ar




Anuncios